Hace un mes, obtuve el certificado PADI Open Water. Fue una experiencia increíble que nunca pensé que viviría. De hecho, antes de venir a hacer mi internado en Panama Dive Center, siempre he admirado a las personas que bucean y, por lo tanto, que tienen la oportunidad de nadar en medio de la fauna marina. Pero, como no conocía a ningún buzo antes, para mí era algo irreal que solo se ve en la televisión y que nunca haría. ¡Ni siquiera había pensado en probarlo! Y un día vi un anuncio de una pasantía en Panama Dive Center y me dije, después de todo, ¿por qué no? ¡Entonces apliqué y sorprendentemente me contrataron!

Por supuesto, tuve algunas preocupaciones antes de comenzar mi curso. Antes que nada, mis abuelos, que pertenecen a una familia de pescadores del norte de Francia, me criaron con la idea de que el océano puede ser peligroso y uno siempre debe tener cuidado. Además, cuando era más joven, siempre tuve miedo de encontrarme en un espacio tan grande como el océano. Y finalmente me mareo bastante fácilmente …

Para el mareo, el problema se solucionó rápidamente gracias a las pastillas de Dramamine. Y por lo demás, decidí no pensar en eso y una vez debajo del agua, ¡todos esos miedos desaparecieron! Y fue una experiencia increíble. Por supuesto, tuve que comenzar con ejercicios bajo el agua, como quitarme la máscara y volver a colocarla, que no era la más fácil, pero la sensación de poder respirar bajo el agua y permanecer en el fondo en medio de toda la fauna marina era ¡excepcional! ¡Y ahora soy un adicto y disfruto de bucear todas las semanas en el hermoso Parque Nacional Coiba!
¡Gracias a mi gran instigador Sofie y a todo el equipo de Panama Dive Center por hacerlo posible!
Como conclusión, recomiendo a todos que intenten bucear, incluso aquellos que, como yo, nunca lo habían pensado realmente.

 

-Por Adèle

This post is also available in: Inglés Francés Alemán